José Ortega Cano, quiera o no, es uno de los protagonistas de una de las polémicas que más ha dado que hablar en los últimos meses. La aparición de Rocío Flores como estrella mediática en 'GH VIP 7' (como defensora de su padre), ha vuelto a subir a la palestra uno de los temas más controvertidos: ¡la relación que mantiene con su madre, Rocío Carrasco!

El torero, que siempre se ha mantenido al margen de los problemas familiares, ha confesado que no mantiene ningún tipo de comunicación con la hija de Rocío Jurado y ha sido muy firme con sus palabras: “Cuando Rocío Carrasco hable, hablaremos los demás también”.

Artículo relacionado

A pesar de que siempre ha adoptado una postura de lo más prudente, no ha dudado en confesar, un tanto afectado, que le gustaría que las cosas fuesen de otra manera: "A mí me gustaría que las relaciones fueran buenas pero no es así".

Rocío Carrasco por su parte, y según ha contado en exclusiva Lecturas, se encuentra abatida y al límite, ya que su papel como madre está en boca de todos. La hija de 'La más grande' está atravesando un momento de lo más complicado y toda la presión a la que se está sometiendo está pasando factura en su relación con su marido, Fidel Albiac.

Pero el diestro lo tiene claro y los sentimientos son los que mandan: "Ya no la quiero. Tampoco la odio pero no existe ese cariño y la relación que hubo en sus tiempos. Aunque no duda en tenderle una mano: "No tengo nada en contra de ella. Le deseo lo mejor".

Otro de las personas que se encuentra en el punto de mira desde hace meses es Gloria Camila. La joven influencer es el principal apoyo de Ortega Cano y así lo ha demostrado públicamente: "Gracias papá, por ser mi ángel, estar siempre, por aportarme todo lo bueno de ti".