Gemá López ha empezado la semana muy alterada. En 'Sálvame' ha protagonizado un fuerte encontronazo con Carlota Corredera. La periodista no estaba muy de acuerdo con la presentadora en cuanto a la manera que ha tenido el programa de trata una información de Laura Fa. Un desafortunado desencuentro que ha terminado como el rosario de la aurora.

A pesar de todo, lo que más llama la atención es el estilo que ha escogido Gema durante sus últimas apariciones televisivas. La tertuliana ha hecho uso de uno de los trucos infalibles que más estiliza la figura: ¡el escote Bardot! Celebrities de la talla de Isabel Preysler, Laura Escanes, Paula Echevarría, hasta la mismísima reina Letizia, han apostado por este mítico escote al igual que Gema.

Artículo relacionado

Este escote (también llamado escote barco), lo puso de moda la actriz francesa Brigitte Bardot en los años 60. Es considerado como uno de los más glamurosos y elegantes y se caracteriza por llevar los hombros al descubierto. Además, nos hemos dado cuenta que es el escote al que Gema ha recurrido con asiduidad para sus 'outifts', después de analizar todas y cada una de sus publicaciones de Instagram.

gema lópez escote bardot

Gema está exprimiendo en redes sociales su faceta como influencer. Tanto es así que ha encontrado, también, el vestido boho perfecto para acertar cualquier día de verano y encima low cost. ¿Qué más se puede pedir?

Artículo relacionado

Incluso, cuando cogió las vacaciones inauguró la temporada de verano con un sugerente posado en bañador, al igual que el resto de sus compañeras de trabajo.

Sus retoques estéticos

Gema ha sufrido una transformación enorme desde que comenzó a hacer sus pinitos en la tele. Se ha sometido a numerosos tratamientos entre los que se encuentran micropinchazos de bótox en el entrecejo, frente y patas de gallo para mantener a raya las arrugas, ácido hialurónico para tener el rostro más hidratado. Incluso se ha atrevido con lo último en medicina estética, el 'cat eye', es decir, bótox en la cola de la ceja para agrandar la mirada.