Es, sin duda, el peor año posible para la familia Falcó. Tras la repentina muerte de Carlos Falcó, marqués de Griñón, y cuando pensaban que ya nada podía torcerse más, todo ha ido a peor. Xandra Falcó debía despedirse también de su marido, Jaime Carvajal, fallecido a los 56 años debido a un infarto. El golpe más duro para la hija mayor del marqués que, ahora, ha debido volver por tercera vez al tanatorio para dar el último adiós a Fernando, el hermano de su padre. Una dolorosísima racha de la que va a ser muy difícil que puedan recuperarse.

Artículo relacionado

La desgracia se ha cebado con la familia Falcó en los últimos meses. En poquísimo tiempo han tenido que despedirse de Carlos Falcó, patriarca del clan, que fallecía como consecuencia del coronavirus, de Jaime Carvajal, marido de Xandra, la hija mayor del marqués de Griñón, y ahora de Fernando, hermano de Carlos y tío de Xandra y de Tamara. El marqués de Cubas fallecía esta mañana los 81 años después de varios días ingresado con un cuadro de salud grave.

Rota de dolor, Xandra Falcó, arropada por una de sus hijas, llegaba al tanatorio para despedirse de su tío. Un terrible trance que seguro que le ha llevado a las dos ocasiones que ya ha pisado los mismos suelos este año. La pérdida de su padre y de su marido han sido dos golpes de los que la empresaria no va a poder recuperarse fácilmente. Ahora, debe decirle adiós a su tío Fernando, un segundo padre para ella y una de las personas que más ha estado a su lado durante los últimos meses.

Xandra Falcó tanatorio Fernando Falcó
Lagencia Grosby