Pilar Rubiose sabe ya todas las técnicas para relajar y dar paz a sus hijos. La experiencia es un grado y ella tiene cuatro experiencias preciosas. El calor sofocante puede crear intranquilidad en los más pequeños de la casa, pero la presentadora tiene una técnica infalible para acabar de una vez con los dos problemas. Son conocidos los grandes beneficios que tienen los baños en la piscina para los bebés, y Pilar Rubio ha compartido con sus seguidores el que recientemente ha dado a Máximo Adriano, que vino al mundo hace un mes, y además ha contado con el mejor 'ayudante'.

Artículo relacionado

En la tierna imagen que ha compartido, Pilar Rubio mira amorosa a su hijo Alejandro, que sostiene en brazos y con mucho cuidado al pequeño de la casa, mientras disfrutan de un refrescante chapuzón en la piscina de su hogar. "Dulces sueños 😍", escribe junto a la imagen. En sus stories, ha compartido la secuencia completa en la que es ella la que relaja a Máximo Adriano meciéndole sobre el agua mientras se adormece, y Alejandro sigue atento a los movimientos tranquilos y relajantes de su mamá.

Artículo relacionado

Se trata de una técnica muy útil y con muchísimos beneficios. Además, hacer partícipes al resto de hermanitos, ayuda a generar vínculos más estrechos y sanos con toda la familia, y evita las 'pelusas' que se puedan llegar a producir entre ellos. Con los baños en la piscina, se estimula también al bebé, ayudando al desarrollo de sus capacidades motrices; se les guía a estados de relajación que son, a su vez, beneficiosos, para mejorar la concentración cuando son más mayores; y por supuesto, es un momento divertido y refrescante, ideal para los días de verano.

Pilar Rubio vive volcada en el cuidado de sus pequeños, especialmente en un año tan atípico, que les ha obligado (como a tantas familias) a pasar mucho más tiempo juntos. A pesar de todo, tampoco olvida su rol ni su vida de pareja, y este fin de semana, la vimos posando enamoradísima con Sergio Ramos, con quien ha celebrado su intensa historia de amor, que ya dura ocho años.

Pilar Rubio y sus hijos