Fue un terrible mazazo. La muerte del padre de Carmen Borrego y Terelu Campos ha marcado a las hijas de María Teresa Campos de por vida. “Intentábamos estar bien por mi madre”, confesaba la pequeña de las Campos al tratar un tema que intentan siempre mantener en la privacidad. La pérdida de su padre fue muy dolorosa y siempre han intentado guardar el máximo respeto. Esta vez, Terelu se ha atrevido a desvelar la lucha que mantuvo tras la muerte de su padre y que, por suerte, terminó perdiendo...

Artículo recomendado

Terelu Campos pide trabajo a los Javis para Alejandra Rubio tras la inocentada de su embarazo

Terelu Campos pide trabajo a los Javis para Alejandra Rubio tras la inocentada de su embarazo

“Cuando un padre muere en estas circunstancias, maduras a pasos agigantados”. La pérdida del padre de Terelu Campos y Carmen Borrego fue la peor de las noticias que podían recibir. Las hijas de María Teresa Campos se sentían muy unidas a él, pese a la separación de hecho que mantenía con su madre, y nunca imaginaban cuál iba a ser el trágico desenlace. “Intentábamos que mi madre nunca se sintiera culpable por esa muerte”, asegura ahora Terelu en su última aparición en 'Viva la vida'.

Carmen Borrego
Telecinco

“Las circunstancias de la vida hicieron que se separaran en la distancia, pero nunca legalmente. Nunca se sentaron a hablar y decir, nos vamos a separar. Mi madre vino a buscarme a un campamento y me lo dijo, yo me puse como loca”, explicaba Carmen Borrego. “Yo siempre he pensado que esto era como el dominó, si una se desmoronaba íbamos las demás detrás”, apuntaba también Terelu. La relación entre ambas, pese a los lógicos desencuentros entre hermanas, está más fuerte que nunca.

La presentadora, tras conocer la noticia, quiso ver el cuerpo de su padre. “Yo me empeñe en verlo muerto”, explicaba Terelu muy afectada. “No me dejaron y estuve mucho tiempo reprochándolo porque ya tenía 18 años. Con el paso del tiempo he sido consciente de que me hicieron un grandísimo regalo porque solo lo recuerdo vivo”, aseguraba emocionada. Un recuerdo imborrable que siempre les acompaña.