El 19 de octubre coincidiendo con el Día Mundial contra el cáncer de mama es una fecha muy importante para Terelu Campos desde que hace casi una década fuera diagnosticada por primera vez con esta enfermedad. Una lucha incesante de la que afortunadamente salió victoriosa. Desde entonces, la colaboradora de televisión no duda en prestar su imagen para apoyar la investigación y enviar un mensaje de esperanza a todas aquellas mujeres que están atravesando esta dura batalla. "La investigación salva vidas, no podemos dejar de apoyar algo que es vital", confesaba.

A ella se ha unido su hija Alejandra. La joven, que vivió muy de cerca la enfermedad de su madre en su recaída en 2018, ha querido aportar su granito de arena a través del diseño de un pañuelo solidario en colaboración con la marca 'You are The Princess' cuyos beneficios irán destinados a la Asociación GEICAM. "Ahora más que nunca tenemos la oportunidad de ayudar a otras muchas mujeres que en estos momentos están librando su batalla contra el cáncer", escribía la joven en redes sociales.

Artículo recomendado

Terelu Campos, con voz entrecortada, se rompe al hablar de Begoña: "Me remueve su incansable lucha"

Terelu Campos, con voz entrecortada, se rompe al hablar de Begoña: "Me remueve su incansable lucha"

Conmovida con el gesto que ha llevado a cabo su hija, Terelu Campos no dudaba en reaccionar a la publicación: "No se puede ser más bonita y más solidaria. Cuánto me duele que hayas sufrido tanto siendo tan pequeña y en silencio por mi !! Te amo", escribía.

Alejandra Rubio

Terelu Campos envía un mensaje a su hija Alejandra

Instagram @alerubioc

La hija de María Teresa Campos ha relatado en más de una ocasión que siempre intentó mantener a su hija al margen de su enfermedad aunque con el paso de los años, la joven admitía sentirse culpable por no haber estado al lado de su progenitora cuando más lo necesitaba. Tras ver como su madre superaba la enfermedad, Alejandra no dudaba en tatuarse un lazo de color rosa en recuerdo a la victoria más importante de sus vidas.