La reunificación de ‘Supervivientes 2020’ ha traído una sorpresa de lo más inesperada: el acercamiento entre Rocío Flores y Yiya. Desde que volvieron a juntarse, las concursantes han conseguido forjar una relación cordial en la que incluso mantienen conversaciones sin la tensión presente durante las primeras jornadas del programa.

Artículo relacionado

Un cambio de actitud que incluso ha permitido a Rocío Flores sincerarse con la joven. La joven ha hablado como nunca sobre cómo fue su cambio de vida hace siete años, cuando decidió trasladarse a vivir a Málaga con su padre. Una mudanza, que según ha desvelado junto a Yiya, Elena y Jorge, fue bastante complicado en un principio.

Rocío Flores José Antonio Avilés

“Al poco tiempo de estar con mi padre nos fuimos a Málaga”, ha comenzado a explicar la hija de Antonio David Flores a sus compañeros mientras disfrutaban del atardecer. Un cambio “muy duro” que Yiya no se esperaba. La concursante pensaba que la llegada a la ciudad andaluza de Rocío Flores fue positiva. Algo muy alejado de la realidad. “Me costó una barbaridad adaptarme. Nunca me había cambiado de colegio y mis amigos eran los que tenía desde bebé”, ha explicado. Además, la diferencia de edad también le afectó, ya que ella era la más pequeña de su grupo.

Sin embargo, superados estos primeros problemas, Rocío Flores consiguió adaptarse a su nueva vida en Málaga y, en la actualidad, está encantada en la ciudad andaluza. Es más, ni se le pasa por la cabeza la posibilidad de mudarse de nuevo a Madrid. “Solo por irme a Madrid, bajar del tren y ver el tráfico me entra ansiedad”, se ha sincerado.

Artículo relacionado

Desde que comenzó su aventura en ‘Supervivientes’, Rocío Flores ha hablado públicamente sobre temas que para ella son muy incómodos. La hija de Antonio David Flores tiene clarísimo donde está su límite, aunque esto no ha sido ningún impedimento para que los espectadores la conozcan a un más si puede.

Unen fuerzas contra un enemigo común

En los últimos días, además, la joven ha vivido un acercamiento con Yiya, con quien en las primeras semanas había protagonizado más de un enfrentamiento. Las concursantes incluso han unido fuerzas contra un enemigo común: Nyno Vargas. Las jóvenes no han dudado en criticar abiertamente al expulsado, con quien ambas mantuvieron una tensa relación.

Rocío Flores Yiya

"Nyno el ‘agarraillo’, el ‘tramposillo'... Coge un montón de coco y es capaz de decirle a la organización que no se lo había comido. Total, como él no iba a comer, le daba igual que nos quitaran la barbacoa”, comentaba Yiya. Unas palabras ante las que Rocío no dudaba en intervenir. “Cuando la alita, cuando subió con Avilés al Pirata Morgan y se lo comió todo…”, enumeraba la hija de Antonio David Flores, dándole la razón a su compañera.