Los supervivientes están a solo unas horas de regresar a España pero ver el final tan cerca no ha evitado que hayan tenido sus últimos enfrentamientos en Cayo Paloma. ¿La razón? La hamburguesa de tamaño descomunal con patatas fritas que Hugo Sierra y Ana María Aldón ganaron en la última prueba de recompensa y decidieron no compartir con sus compañeros. Solo Ana María dio un poco de sus patatas y su suculenta hamburguesa a Rocío Flores pero no a Barranco y a Jorge. Que Hugo pidiera además su ración de arroz del día echó más leña al fuego.

Artículo relacionado

Rocío Flores confesó a Barranco y Jorge que a ella le sorprendió que Ana María no compartiera su comida dando la razón a sus compañeros, muy molestos por no haber recibido comida, sobre todo teniendo en cuenta que eran sus últimas horas en la isla.

En plató, Gloria Camila ha dado la espalda a Ana María, a pesar de ser su defensora, y ha dado la razón a Albert Barranco y a su sobrina Rocío Flores. "Viendo esa hamburguesa enorme más ese 'platazo' de patatas y teniendo en cuenta que tienen el estómago cerrado y tanto no se va a comer yo lo hubiese compartido", ha dicho la hija de José Ortega Cano.

Sus palabras no han pasado desapercibidas teniendo en cuenta que es quien está defendiéndola y que quedan días para conocer al ganador o ganadora de la edición. Eso sí, ha valorado que haya dado un poco a Rocío: "Ella lo ha compartido con quien creía que tenía que compartir", ha querido aclarar.

Rocío Flores y Ana María Aldón

No es la primera vez que se habla de la tibia defensa de la joven a la mujer de su padre. Su sinceridad a la hora de valorar los actos de Ana María en la isla incluso ha hecho que la hija de la diseñadora, Gema, haya tenido que hablar del tema con ella, tal y como reconoció este sábado en el Deluxe.