'La isla de las tentaciones 3' sigue dejando momentos para el recuerdo tanto dentro como fuera de las villas. Este jueves, tras una de las hogueras de más intensas de la edición que desembocaba en el final de la experiencia para Lucía y Manuel, el gaditano ha lanzado un sorteo junto al resto de sus compañeros en su perfil de redes sociales. Pero no se trata de un sorteo cualquiera.

Artículo relacionado

Manuel y Jesús han dado un golpe de efecto a Lucía y Marina al incluir dentro de esta rifa algunas de sus pertenencias más personales. A una cajita de madera que Sandra Barneda le entregó al gaditano, suman una concha que decoraba Villa Playa y una imagen del grupo. Hasta ahí todo normal si este bodegón no incluyera la fotografía de Marina que Jesús tenía en su dormitorio para no olvidar a su chica o las joyas que Lucía quemó en una de las hogueras tras ver a su novio besando a una de las tentadora. ¿Cómo le habrá sentado a las chicas?

La publicación no pasaba desapercibida para nadie y no tardaban en aparecer criticas a la actitud de los protagonistas por querer "sacar beneficio" de detalles tan personales como esos. Lo que es evidente es que los jóvenes quieren eliminar cualquier rastro de su vida pasada con ellas.

Tal fue la unión que se creó entre ellos en República Dominicana que los jóvenes siguen siendo una piña. Aunque cada uno vive en una ciudad, es habitual verles reunirse y disfrutar del tiempo juntos. "Los verdaderos amigos se separan en la distancia pero no en el corazón", escribía Manuel hace solo unos días tras su último reencuentro y es que como bien ha dicho el gaditano esta aventura les cambió la vida a todos.