No es la primera vez que los hijos de Sergio Ramos y Pilar Rubiotienen la oportunidad –tan deseada y soñada por muchos– de pisar la hierba del Santiago Bernabéu, pero ayer fue una ocasión especial.

El Real Madrid viene de ganar la Supercopa en Arabia Saudí y Sergio Ramos, como capitán del equipo blanco, fue el encargado de ofrecer a la afición madridista el codicionado trofeo obtenido al ganar en la final al Atlético de Madrid.

Artículo relacionado

Sergio Ramos
Gtres

Claro que esta visita de Ramos al campo con sus dos hijos mayores viene precedida de unos fuertes rumores de embarazo, sería el cuarto, de Pilar Rubio. Todo surgió cuando Ramos, tras marcar un penalti en la final de la Supercopa, se colocó el balón por debajo de la camiseta, un gesto que suelen hacer los futbolistas cuando sus esposas están embarazadas.

De momento, ni Pilar ni Sergio han confirmado ni desmentido este nuevo embarazo, aunque ellos no descartan en absoluto ir a por la niña.

Lo que sí está claro es que el matrimonio está felicísimo con sus tres niños, Sergio jr, Marco y Alejandro, y si viniera otro niño, Pilar estaría feliz: "Ya sé cómo funcionan", bromea la colaboradora de 'El Hormiguero', aunque, claro, que viniera una niña sería un regalo para toda la familia.

¿Y qué pasa con el balón que Sergio se puso bajo la camiseta? Si Pilar no está esperando su cuarto hijo, es posible que esa acción fuera dedicada a su hermano René Ramos, que está esperando un bebé junto a su novia, la cantante Lorena Gómez. No hay que olvidar que Sergio Ramos es muy niñero y hasta que no tuvo sus propios hijos bebía los vientos por su sobrina, hija de su hermano y una relación anterior.