Sigue la lucha para Sara Carbonero, pero la periodista desde luego no está sola. Hace una semana que la esposa de Iker Casillas fue operada de un tumor maligno en uno de sus ovarios en la Clínica Ruber Internacional de Madrid, donde permanece ingresada; desde entonces han sido numerosas las visitas de sus seres más queridos, entre ellas las de su hermana Irene y, cómo no, las de Iker Casillas.

Artículo relacionado

Fue la propia Sara la que anunció que padecía cáncer en las redes sociales. “Sé que el camino será duro pero también que tendrá un final feliz. Cuento con el apoyo de mi familia y amigos y con un gran equipo médico”, escribió la periodista. Desde este mensaje, Sara no ha actualizado su cuenta de Instagram.

Por el momento, no se sabe nada del día en el que está prevista su alta hospitalaria, que se espera sea pronto. El primer parte médico tras su intervención decía que Sara saldría del hospital "en los próximos días" y que comenzaría el tratamiento pertinente para superar este bache cuanto antes.

Un bache al que Sara, una mujer fuerte, se enfrenta con muchas fuerzas y en el que está siendo vital el apoyo de su familia. Irene Carbonero ha aparcado todo y no se separa de su hermana. Es habitual verla cada día llegando al hospital con semblante serio, pegada al móvil y sus inseparables gafas de sol oscuras.

Sin duda, la compañía de su familia es la mejor medicia que Sara puede recibir en estos momentos.