Mientras las cuentas de Rocío Carrasco son cada vez más famélicas, las de su hija Rocío no paran de sumar ceros. Este miércoles, 'Lecturas' publicaba en exclusiva la situación límite en la que se encuentra la hija de 'la más grande' por una gran deuda de su marido, Fidel Albiac, una situación límite por la que podría perder incluso el chalet en el que reside.

Artículo relacionado

Una situación que se aleja mucho de la que está viviendo su primogénita. A sus 23 años, Rocío Flores puede presumir de vivir desahogadamente, de ahí que haya decidido independizarse junto a su novio, Manuel Bedmar. El principal foco de ingresos fue su paso por 'Supervivientes', la edición más larga y donde sumó una pequeña fortuna. Según publicamos en exclusiva facturó alrededor de 30.000 euros semanales, por lo que tras más de tres meses en Honduras pudo ganar más de medio millón de euros brutos.

Rocío Flores

A esto habría que sumar los beneficios económicos como influencer que tiene en la actualidad. La hija de Antonio David Flores que se define en su perfil de Instagram como 'Business woman' (mujer de negocios) suma más de 600.000 seguidores. Según expertos consultados, con esa cantidad de fans y su gran repercusión mediática en televisión podría facturar entorno a 6.000 euros mensuales dependiendo del mes y promociones realizadas. Una cantidad lo suficientemente elevada con la que puede afrontar con total comodidad su futuro.

Con estas cifras sobre la mesa resulta llamativo que su madre, heredera universal de Rocío Jurado, se encuentre en una situación económica límite y ahogada por las deudas. La colaboradora de 'Lazos de Sangre' todavía no ha hecho efectivo el impuesto de sucesiones por la herencia de su madre y tal y como ha podido saber 'Lecturas', a esta deuda se suma un impago a Hacienda, que le ha embargado un terreno y bienes en Chipiona.