Si ayer Rosa Benito compartía lo mucho que está echando de menos a su familia durante el confinamiento, hoy ha desvelado cuál ha sido su peor momento de esta cuarentena. La cuñada de Rocío Jurado, que está pasando estos días en su casa junto a su hijo Amador pero separada del resto de sus hijos y sus nietos, ha compartido con sus seguidores cómo ha sido el instante en el que ha tenido que salir a la calle a comprar. Un momento que le ha impactado mucho por las sensaciones que ha sentido durante esos minutos.

Artículo relacionado

Rosa ha empezado contando que después de pasar varios días encerrada en casa, no le ha quedado más remedio que salir a la calle para comprar alimentos. Un paseo en el que asegura haber sentido “miedo”. Un miedo que no era por lo que pudiera pasar. Esta sensación ha llegado a través de las miradas de las personas con las que se ha cruzado. “He sentido miedo al ver a tanta gente con miedo en sus miradas”, ha confesado Rosa rota ante esta situación.

Hoy después de muchos días no me ha tocado otra que salir de mi casa para hacer compra de alimentos. Y he sentido miedo, mucho miedo...no por mi! He sentido miedo de ver a tanta gente con miedo en sus miradas. He recordado la película de Ben-Hur cuando la gente no se te arrimaban por miedo a contagiarse de la lepra, cuando en el monte del Olvido a tus seres queridos les dejaban la comida fuera y no les podías abrazar ni besar por miedo al contagio. No estoy dispuesta a vivir con miedo, seguramente diréis que estoy loca! Pero a veces las locas también tenemos un momento de cordura Y no... no estoy dispuesta a vivir así,por culpa de que unos desgraciados que han experimentado en un laboratorio algo que se les ha ido de las manos!!! Y no.... no estoy dispuesta a VIVIR con miedo!!!!

Una publicación compartida de Rosa Benito (@rosapepioficial) el

Tan mal se ha sentido que no ha dudado en comparar lo vivido con la película ‘Ben-Hur’, en la que el miedo a los contagios estaba presente, o con los momentos en el que en el monte Olvido había que dejar la comida a los familiares sin poder abrazarles ni besarles. Eso sí, si algo ha querido dejar claro Rosa a través de su publicación es que ella no está dispuesta a vivir con miedo. De esta forma asegura que quiere hacer frente a esta situación de la mejor forma posible, pasando más tiempo que nunca junto a su hijo Amador y pensando en los “sábados de cocido” que están por venir junto al resto de su familia cuando todo esto pase.