La reina Isabel II ya está en uno de sus lugares favoritos disfrutando de unas vacaciones de verano que serán muy relajadas. Tras una celebración del Jubileo de Platino en el que tuvo que perderse algunos eventos por motivos de salud, la reina Isabel II ha sido vista en varias ocasiones en eventos oficiales y su estado tanto físico como anímico parecía excelente. De hecho, ahora han sido unas imágenes captadas por los fotógrafos de la reina Isabel II en Sandringham donde se la puede ver muy recuperada y contenta al poder hacer una de las actividades que más le gustan: visitar a sus caballos.

Artículo recomendado

De Isabel II al príncipe Carlos: las bonitas felicitaciones al príncipe Guillermo por su 40 cumpleaños

De Isabel II al príncipe Carlos: las bonitas felicitaciones al príncipe Guillermo por su 40 cumpleaños

En las imágenes se puede ver a la reina Isabel II en el asiento del copiloto de un Range Rover que la lleva a las caballerizas para ver a algunos de sus ejemplares que con tanto mimo ha cuidado a lo largo de los años. Una visita para la que lució unas gafas de sol y un pañuelo estampado al cuello. Una prenda que suele usar mucho cuando está de vacaciones en el campo.

La reina Isabel II en Sandringham.

La reina Isabel II en Sandringham.

Gtres

Una salida que tiene lugar después de que la reina Isabel II ya se haya trasladado a Sandringham de manera oficial para pasar el verano. Cabe recordar que esta es una de las propiedades más emblemáticas de la Casa Real Británica y es también una de las más disfrutadas por la reina Isabel II ya que puede dar largos paseos con sus corgis y retomar fuerzas para continuar con un reinado que está marcando récords históricos de longevidad.

La reina Isabel II en Sandringham.

La reina Isabel II en Sandringham.

Gtres

Aunque no se ha confirmado de manera oficial, lo más probable es quetanto los duques de Cambridge con sus tres hijos como el príncipe Carlos y Camilla pasen unas semanas con la soberana en esta casa de campo que data del siglo XIX y que es patrimonio fundamental de la monarquía británica.