Su romance con Antonio David Flores ha dado un giro radical a su vida en solos dos meses. Marta Riesco está viviendo lo bueno pero también lo malo de convertirse en un personaje público y eso se ha visto traducido, además, en su faceta profesional. La presión podía con la reportera de 'El Programa de AR' y la joven se veía obligada a retirarse de los medios de comunicación.

En medio de su baja laboral salía a la luz que Marta Riesco retomaría su faceta como modelo en la pasarela SIMOF. Finalmente, la periodista no hizo acto de presencia y se mantuvo refugiada en su casa de Madrid junto a sus familiares y amigos más íntimos. En su lugar, Olga Moreno daba la sorpresa y no dudaba en asistir a la fiesta de la moda andaluza para prestar su apoyo a su amiga Raquel Bollo.

Artículo recomendado

Sale a la luz el encuentro de Marta Riesco con Michel Brown y Gato de 'Pasión de Gavilanes' hace 15 años

Sale a la luz el encuentro de Marta Riesco con Michel Brown y Gato de 'Pasión de Gavilanes' hace 15 años

Una semana más tarde, ha sido Raquel Bollo quien ha hablado de la comentada ausencia de Marta Riesco en SIMOF. La diseñadora, que cumplía un sueño al presentar su primera colección de trajes de flamenca, se sinceraba con la prensa y aseguraba que ella nunca habría permitido la presencia de la periodista en su desfile. ¿Estaba realmente invitada?¿Qué ocurrió para que la joven decidiera dar un paso atrás? ¡Todas las respuestas en el vídeo!

Habla del episodio más terrible de su vida

La historia de Rocío Carrasco sigue levantando ampollas y este domingo el plató de 'Viva la vida' saltaba por los aires. Cansada de que la señalen por ir en contra de la hija de Rocío Jurado por el simple hecho de ser amiga de Olga Moreno, Raquel Bollo explicaba el por qué de sus pensamientos: "No voy en contra de Rocío Carrasco. Yo me llevo al padre pero no me llevo a mis hijos por delante para llevarme al padre", sentenciaba dejando clara su posición.

Fuera de sí, la diseñadora narró el día que intentó quitarse la vida después de recibir una llamada en la que le advertían que le quitarían a su hijo: "¡Me lo tuve que tragar!", gritaba. Sin duda, uno de los episodios más terribles de su vida.