Dulce Delapiedra era un testigo esencial en la vista que hoy debía haber tenido lugar en Madrid. Isabel Pantoja había demandado a sus antaño amigas, Las Mellis, por supuesto delito a su honor y a su intimidad. Lo que había sucedido es que las hermanas, durante una entrevista televisada, aseguraron haber escuchado cómo Isabel Pantoja, supuestamente, amenazaba a su entonces niñera con arrojarla por las escaleras. La propia Dulce, tal y como ella había manifestado, estaba “deseado verse las caritas” con su ex jefa, pero nada de esto ha sucedido.

Artículo relacionado

Pese a que Las Mellis contaban con ella y confiaban en que esta acudiría a declarar, finalmente no lo ha hecho. La Fiscalía ha pedido la desestimación de la demanda, lo que podría traducirse en que el juez archivara la demanda.

Podría haber sucedido que el procurador, al saber que la Fiscalía iba a desestimar la demanda, hubiera avisado a la exniñera y, para no hacerla viajar, le hubiera avisado que sería desestimada. Pero, tal y como apunta Marta Riesco, Las Mellis no estaban al tanto de este supuesto preaviso y esperaban ver a su testigo estrella.

La cosa pinta mal para Isabel Pantoja y muy bien para las Mellis.