Esto no nos lo esperábamos. ¡Menuda confusión vivimos en Viva la vida! El programa de Toñi Moreno siempre es una caja de sorpresas pero lo de ayer fue ya algo alucinante. La presentadora recibía en su plató al actor Miki Molina pero, entonces, llegó el misterio... ¿Quién era ese hombre? ¿De verdad estábamos viendo a Miki? ¿Cómo había cambiado tanto? Pero, ¿QUÉ ESTÁ PASANDO? Menos mal que el intérprete tuvo ocasión de explicarlo...

Artículo relacionado

Nos están llegando mensajes preguntando por esa barba y ese look”. Toñi Moreno tenía que rendirse ante la evidencia. Había anunciado la aparición de Miki Molina y, claro, muchos espectadores debían estar totalmente confundidos. El actor ha cambiado tanto en los últimos meses que era casi imposible reconocerlo. El propio Miki también nos hacía partícipes de la metamorfosis por la que estaba pasando.

Todo el mundo dice que estás fantástico”, trataba de arreglarlo la presentadora. Moreno le preguntaba si el nuevo estilismo tenía algo que ver con un cambio de mentalidad o más bien se trataba del personaje que estaba interpretando. Sin duda, todo apuntaba más a la segunda opción, viendo que casi nos costaba reconocerle. Las exigencias del guión a veces son tan intensas como en esta ocasión.

El cambio de mentalidad viene por los años, me imagino”, respondía el actor. “Cada uno va regenerándose o cambiando y el aspecto va cambiando también. En este caso, es más la película”. ¡Acabáramos! Resulta que Molina está en medio de un rodaje y, claro, no puede desprenderse de esa enorme barba que tanto le ha costado cultivar. De hecho, es tan drástica su nueva imagen que ni su propia progenitora puede asumirlo. “No me reconoce ni mi madre”, explicó divertido. “Abro la puerta y que no, que no, que quién es usted. ¡Soy tu hijo!”.

Por la calle pasan dos veces a mirar”, reconocía. Con todo, la verdad es que le sienta muy bien. Al final, terminará cogiéndole gusto y se la dejará para siempre.