Miley Cyrus y Liam Hemsworth, de 26 y 29 años respectivamente, han puesto fin a su matrimonio, que apenas ha durado ocho meses. En enero anunciaron que se habían casado en secreto, en una boda que se celebró poco antes de la Nochebuena de 2018. El enlace se habría tenido que celebrar en la casa que ambos compartían en California, pero esta quedó arrasada por los gravísimos incendios que asolaron a aquel estado el año pasado, de modo que se casaron en otra casa de Miley, en Tennessee.

Se habían conocido diez años atrás cuando coincidieron en el rodaje de 'La última canción'. En 2012 mantuvieron un romance que duró un año, pero rompieron su relación hasta que, en 2015 volvieron a encontrarse y en 2016 retomaron su noviazgo.

Artículo relacionado

En un escueto comunicado enviado a la revista People, un representante de la inolvidable Hannah Montana, confirmó la ruptura. "Liam y Miley han acordado separarse. Ambos han decidido que esto es lo mejor mientras se centran en ellos mismos y en sus carreras". El mánager de la cantante pidió privacidad y respeto y afirmó que tanto Miley como Liam seguirán siendo responsables con sus mascotas y seguirán siendo "padres de todos los animales que comparten".

Claro que no parece que sean sus carreras las responsables de la ruptura, sino unas comprometedoras fotos aparecidas recientemente de la cantante besándose con la bloguera Kaitlynn Carter, ex de uno de los hijos de Caitlyn Jenner, antes Bruce Jenner, padrastro de las Kardashian.