Es cierto que Marta López Álamo no está acostumbrada a recibir muestras de cariño a través de las redes sociales ya que desde que se hizo pública su relación con Kiko Matamoros hace un año ha tenido que enfrentarse a infinidad de críticas y comentarios crueles que hacían referencia a su apariencia física.

Artículo relacionado

Hace unos días, la modelo granadina se armaba de valor y hablaba por primera vez de la anorexia nerviosa que sufrió durante su adolescencia, en concreto de los 13 a los 17 años. Una etapa muy complicada para ella en la que llegó a pesar 39 kg con 1.75 m de altura pero de la que pudo salir gracias a su fuerza y perseverancia: "Pasé por cinco psicólogos pero ninguno me sirvió, hasta que tú no decides salir no sales. Me dijeron que o cambiaba o me moría y eso me cambió el chip".

Marta ha reconocido abiertamente que durante la anorexia se volvió "manipuladora, mentirosa y agresiva" y que, en su caso, le ayudaron mucho "las terapias alternativas". Afortunadamente, ahora ya mira al pasado con una sonrisa y es que tal y como ella afirma: "Estoy viva, sana y feliz".

Ha sido al contar su experiencia sin tapujos cuando ha recibido infinidad de muestras de cariño a través de las redes sociales y la novia de Kiko Matamoros ha querido devolverles el agradecimiento: "Quería daros las gracias por los mensajes de agradecimiento. Como he dicho mil veces, no pretendo ser ejemplo de nada, sólo contar mi experiencia e intentar, en la medida de mis posibilidades ayudar a otras personas dando visibilidad a un problema. Mil gracias".

Marta López Álamo

Marta ha confesado que de esa etapa tan difícil para ella se ha traducido en que aunque ella mantenga un estilo de vida muy saludable para intentar sacar la mejor versión de si misma no se compara con nadie y no se pesa desde hace 5 años.