El debate en el que se encontraba inmerso el equipo de 'Sálvame' este jueves se centró en si estuvo bien o no que se informase de que Raquel Bollo iba a ser abuela por partida doble, en este caso de su hijo Manuel Cortés, sin antes comunicárselo a ella en privado. Con opiniones para todos los gustos, finalmente María Patiño abandonaba el plató indignada mientras Paz Padilla intentaba detenerla.

"No se trata de cabrear a la gente, porque si se cabrea de manera artificial tampoco funciona. Lo que estoy sintiendo es rabia porque nadie está trasmitiendo aquí que los directores vienen aquí a jorobarnos la vida, y si lo sienten así que la gente se largue", sentenciaba visiblemente enfadada en relación a la actitud que había tenido Raquel Bollo días antes.

Artículo relacionado

María Patiño enfadada

Minutos más tarde, la presentadora de 'Socialité' regresaba al plató y su amiga Gema López le hacía una pregunta directa: "¿Qué importa de verdad? ¿Un embarazo o que Raquel Bollo saltase?". De manera tajante, Patiño reconocía que le gusta ver a Raquel Bollo en todas sus facetas: "No siempre quiero ver a Raquel Bollo cabreada. Cuando está enamorada, cuando dice que va a ser abuela, cuando defiende a la Pantoja, me gusta escucharla. No todo es negativo".

Paz Padilla lo tiene claro y así lo hizo ver, al espectador se le da lo que quiere ver: "'Sálvame' es un reflejo de lo que la sociedad quiere. Esto es la oferta y la demanda", una reflexión que compartió el director del programa, David Valldeperas que quiso dejar claro que muchas veces hacen cosas que no les gustan: "Tanto Alberto (el otro director) como yo intentamos hacer un programa para que la gente se entretenga. Obviamente hay muchas cosas que nosotros, como personas, no haríamos. Pero, como profesionales, tenemos que hacerlo".