Aunque lo anunciaron a bombo y platillo, María José Campanario ha preferido vivir su embarazo en la más estricta intimidad. Son pocas las imágenes que ha habido de la odontóloga presumiendo de barriguita de embarazada, las últimas las publicó Lecturas en exclusiva mientras asistía al gimnasio. Jesulín de Ubrique confesó que la noticia les pilló totalmente por sorpresa, pero el matrimonio no pudo contener la ilusión que les suponía volver a tener un bebé en casa. Tal y como era el deseo del torero, ha sido un niño. Un bebé que tal y como ha contado 'ABC' en exclusiva, ha nacido el martes 7 de junio sobre las 22.45 horas en Jerez de la Frontera.

Artículo recomendado

María José Campanario, a lágrima viva, hace su confesión más dura en 'El Desafío'

María José Campanario, a lágrima viva, hace su confesión más dura en 'El Desafío'

María José ha dado a luz a su tercer hijo en un hospital de la provincia de Cádiz. Un lugar en el que ha ingresado la misma mañana del día del nacimiento del bebé tras un embarazo que también ha estado marcado por la enfermedad que arrastra la odontóloga desde hace años. Así que su tercer hijo es ahora el mejor regalo para la feliz mamá, que el pasado 28 de mayo cumplió 43 años. "Para nosotros es una bendición", confesaban hace solo unos meses y no es para menos. Al menos por el momento no ha trascendido el nombre que han puesto al bebé que se convertirá en el juguete de Andrea, Julia y Jesús, de 22, 19 y 15 años, respectivamente.

Artículo recomendado

Jesulín de Ubrique vuelve a reunirse con sus dos hijas y su nuevo yerno en Madrid

Jesulín de Ubrique vuelve a reunirse con sus dos hijas y su nuevo yerno en Madrid

El bebé llega en un momento muy dulce para el matrimonio. Después de hacer frente a infinidad de rumores de ruptura durante las dos décadas que llevan juntos, María José y Jesús han mostrado públicamente lo mucho que se quieren. Hace solo unas semanas, la valenciana sorprendió a su marido en 'El Desafío' y no dudó en dedicarle su reto con una preciosa declaración de amor. Una muestra de que están en un muy buen momento al que ahora pone la guinda el nuevo miembro de la familia.