Laura Matamoros y Carla Barber ya eran amigas mucho antes de que la médico estética pusiera sus ojos en Diego Matamoros, una amistad que se afianzaba aún más si cabe durante su noviazgo y que no se ha visto afectado a pesar de la ruptura de la pareja.

Aunque se desconocen los detalles que han llevado a Diego Matamoros y Carla Barber a terminar con su noviazgo a punto de celebrar su primer aniversario juntos, el hijo de Kiko Matamoros no oculta el gran amor que todavía guarda a la modelo: "Carla es la única que hay a día de hoy en mi corazón y eso nadie lo va a quitar", confesaba el joven con un tono de pena en su voz.

Artículo recomendado

Diego Matamoros se apoya en su familia mientras no consigue olvidar a Carla Barber

Diego Matamoros se apoya en su familia mientras no consigue olvidar a Carla Barber

Si bien Diego se ha volcado en el cariño de su familia, Carla no se ha quedado atrás. Después de disfrutar de un fin de semana inolvidable con motivo de su 31 cumpleaños, la canaria regresaba a Madrid y lo primero que hacía era reunirse con su "cuñi" Laura Matamoros. La pareja de influencers disfrutaban de una velada entre amigas en las que ha quedado patente que siguen siendo inseparables. "Mi cita", escribía Laura junto a una fotografía de Carla, una publicación que compartía junto a la palabra "mi favorita".

Carla Barber

Laura Matamoros y Carla Barber, inseparables

Instagram @lmflores

Desconocemos si la ruptura entre Diego y Carla es definitiva o la pareja ha decidido darse un tiempo. Sea como fuere, lo que es más que evidente es que Laura Matamoros, envuelta en una montaña rusa de sentimientos a consecuencia de su inesperado embarazo, se ha convertido en la gran confidente de la doctora que afronta sus 31 años cargada de ilusiones en lo personal y lo profesional: "Año cargado de cambios, nuevos proyectos, mucha ilusión, crecimiento personal y profesional, amor incondicional, amistades eternas, apoyo familiar y sueños cumplidos. Hoy comienza una nueva etapa, la mejor de mi vida hasta el momento", escribía como una auténtica declaración de intenciones.