Hace apenas unos días Diego Matamoros hacía público a través de su blog de Mtmad que estaba padeciendo todos los síntomas del COVID-19: "No tengo olfato ni gusto, tengo dolor en el pecho, tos, cansancio generalizado y de vez en cuando tengo fiebre", explicaba visiblemente preocupado.

Artículo relacionado

Desde que Estela Grande abandonase la casa conyugal hace apenas unos meses, Diego vive solo con la exclusiva compañía de sus perros y así es como está viviendo esta cuarentena que ya suma 14 días, una situación insólita que se le está haciendo especialmente cuesta arriba. Al malestar por la enfermedad se le ha sumado la soledad, un estado que su hermana Laura Matamoros está intentado solventar con todo lo que está en su mano: "Lo que me está salvando la vida son las llamadas grupales", explicaba.

La semana pasada, la influencer hizo un directo junto a su hermano mayor para entretener no solo a sus seguidores sino a su hermano. Pero no ha sido el único gesto que ha tenido Laura con Diego, eso sí, desde la distancia. Hoy mismo, la hija de Kiko Matamoros le hacía la compra y se la dejaba en la puerta y es que Diego no puede estar en contacto con nadie para no propagar el virus. "Aunque no te haya visto... Gracias", ha escrito el propio Diego junto a una imagen de las bolsas en la puerta de su casa. Y es que no mantiene ningún contacto directo con nadie "por miedo a contagiar yo".

Diego Matamoros

Parece que el mal rollo entre los hermanos Matamoros ya es cosa del pasado y es que no solo ha habido un fuerte acercamiento entre Laura y Diego sino que la primera ha mostrado públicamente la magnífica relación que también mantiene con su hermana Anita, con quien la semana pasada protagonizó un tutorial de maquillaje y esta misma tarde compartirán vídeo para hacer una deliciosa tarta de queso.