Era una noche para la solidaridad, como bien dejó claro Arantxa de Benito, organizadora del evento. Los que más importaban eran los 17.000 niños a los que Infancia Sin Fronteras ayuda, y para los que se recaudaba dinero a través de un concierto flamenco y, además, una subasta.

Artículo relacionado

Irene Rosales y Kiko Rivera, de paso por la capital, se dejaron caer por el evento, en donde confirmaron que su relación está en un buen momento. Acallando rumores con un beso ante las cámaras. También negaron que exista un contrato prenupcial que los obligue a casarse para cobrar una exclusiva. Un tema que parece incomodar a Rivera, quien no se cansa de repetir lo enamorado que está de su chica. “Ni ella ni yo no movemos por esos aspectos de la vida. Tenemos una niña preciosa y nos fiamos al 100% del otro, así que no perdemos el tiempo investigando”. Por su parte, Irene, siempre tan discreta y sin querer entrar en detalles respondió con un “si estoy con él es porque confío”, cuando le preguntaron sobre si se había abierto perfiles falsos en las redes para espiarlo.

Además de la pareja de futuros novios, otros que también se quieren casar: Kiko y Makoke. La pareja habló sobre GH VIP y cómo este ha afectado a su vida. “Alguna discusión por el programa hemos tenido, porque yo he intentado disculpar a mi hija en cosas que verdaderamente tenían poca disculpa, y entiendo que a Makoke le haya molestado. Es muy difícil. Entiendo su postura. Si no la entendiera sería un anormal”. Y sobre si su pareja estaría dispuesta a ocupar el hueco que deja Mila al marcharse a ‘Supervivientes’, la exchica Telecupón parece tenerlo claro: “No creo que aceptara sentarme en la silla que deja Mila para marcharse a ‘Supervivientes’. Esa gente está dotada de algo de lo que no estoy preparada… Para mí es muy difícil. Hay que servir”.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado