Tirando de su habitual buen humor hasta en los momentos más complicados, el actor Juan José Ballesta ha contado a sus seguidores que, en plena madrugada, ha tenido que visitar las urgencias médicas de un hospital de Madrid. El de Parla, a pesar de que ha impactado con los stories en los que se le veía con la vía, ha explicado que “había gripado” y que había que “cambiar el pistón y el cilindro”, tirando de jerga mecánica, como si estuviera pasando una ITV rutinaria. A la mañana siguiente era dado de alta y podía volver a casa, donde le esperaba su hijo para seguir haciendo planes juntos.

Artículo relacionado

Juan José Ballesta se ha habituado a desmenuzar su día a día a través de las redes sociales. Sus seguidores reclaman saber absolutamente todo lo que le pasa, ya sea qué ha desayunado, si ha quedado con su abuela para tomar el aperitivo o qué plan ha tenido con Juanjito al salir del cole. Con esa naturalidad tan suya, también contó que estaba en el hospital. Y menudo susto, porque pocos imaginarían verle de madrugada con una vía en el brazo.

A pesar de tirar de ironía, Juan José no ha desvelado qué le ha ocurrido, pero sí que ha sido extremadamente bien atendido por el servicio médico. En agradecimiento con los profesionales de la salud que han velado por él esta noche, Juan José Ballesta se acercó a la máquina expendedora de snacks y les compró un verdadero festín: gominolas, frutos secos, galletas… el desayuno de hoy ha corrido a cargo de Catering El Bola.

Artículo relacionado

Una época convulsa

A pesar de su inquebrantable sonrisa y buen humor, el actor atraviesa un periodo de lo más convulso. Hace un par de meses, confesó que ya no estaba con “la mujer de todas sus vidas” y madre de su hijo, Vero, y, hace apenas un par de semanas, le confundieron con un atracador y hasta fue parado por la policía. Ahora, un nuevo susto vuelve a cruzarse en su vida.