Se encuentra en un momento feliz pero marcado, claro, por una punzada de dolor. Irene Rosales se ha sincerado como nunca tras el nacimiento de su sobrina Teresa. Hace apenas un mes, la mujer de Kiko Rivera decidió abandonar Viva la vida ya que "no le compensaba" seguir convirtiéndose en el centro de todas las críticas por culpa de la guerra entre el Dj e Isabel Pantoja. La de Castilleja de la Cuesta se ha refugiado en su familia y el nacimiento de Teresa, su nueva sobrina, ha sido la mayor alegría que ha recibido en estos últimos meses. Eso sí, ha tomado una importante determinación que marcará para siempre el futuro de su matrimonio: no quiere tener más hijos y ha explicado la razón por la que ha llegado a esa conclusión.

Artículo relacionado

Irene Rosales se ha plantado y ha anunciado vía Instagram que no va a volver a ser madre con Kiko Rivera ya que necesita estar al 100% y superar todos los baches personales a los que se ha enfrentado. Además, quiere disfrutar al máximo de su marido y de las dos hijas que tienen en común, Ana y Carlota. Sin olvidarse ni un segundo de Francisquito, fruto de la relación de Kiko con Jessica Bueno, ya que para Irene es uno más de su familia.

El fallecimiento de sus padres ha sido el detonante principal para que Irene Rosales no quiera seguir ampliando la familia y así lo ha hecho saber públicamente ya que nunca va a superar su pérdida: "Tengo bastante claro que no volveré a ser mami, tengo dos niñas preciosas y un príncipe bellísimo. Ahora quiero disfrutar de mí, de la vida y de cada momento junto a ellos, pero jamás imaginé que en el momento que más lo necesitaba ha llegado un angelito muy especial para mí. La pérdida de mis padres ha sido el mayor golpe que me ha dado la vida, me siento incompleta y vacía, a medida que va pasando el tiempo duele más, pero no queda otra que hacerte a ello", ha escrito para sus más de 670.000 seguidores.

irene rosales

Irene Rosales posa por primera vez con Teresa, su sobrina recién nacida.

Instagram @irenerova24

Artículo relacionado

A modo de reflexión, Irene ha querido terminar este anuncio compartiendo la felicidad que siente en estos mismos instantes con el nacimiento de Teresa pero apenada de que sus padres (los abuelos de la criatura) no puedan disfrutar de ella: "Lo único que he aprendido de este golpe tan duro es que hay que vivir la vida y disfrutarla porque solo hay una. Esta pequeña princesa de nombre Teresa ha hecho que mi alma vuelva a estar entera, porque ha venido a llenarnos de alegría. Tengo una pena enorme de que mi madre no pueda disfrutar de ella, ya que se ha desvivido por sus 5 nietos más que nadie. Así que mami, sé que protegerás y cuidarás a Teresa desde el cielo y eso me deja muy tranquila. Te echamos tanto de menos que duele. Te amo con locura abuela Teresa", ha concluido.