Han vuelto de nuevo. Las infantas Elena y Cristina volaron el pasado jueves 6 de mayo hasta Abu Dabi para reencontrarse con su padre, el rey Juan Carlos. Según ha publicado Silvia Taulés en Vanitatis, las hermanas del rey Felipe VI van a permanecer allí hasta el próximo domingo 9.

Artículo relacionado

Ambas hermanas volaron el pasado jueves. Sin embargo, no lo hicieron desde el mismo lugar. Mientras que la infanta Elena salió desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas en un vuelo regular sobre la hora de comer, la infanta Cristina lo hizo desde Ginebra, en donde reside en la actualidad junto a su hija menor, Irene.

Durante su tiempo en Abu Dabi, las infantas Elena y Cristina van a poder aprovechar para pasar tiempo junto a su padre, el rey Juan Carlos, quien se encuentra instalado en un resort de lujo en el que cuenta con todo tipo de comodidades. Además, también podrán pasear y disfrutar de tiempo juntas alejadas de todas las cámaras.

Elena Cristina

Las infantas Elena y Cristina podrían haberse puesto la vacuna del coronavirus

GTRES

Tanto las infanta Elena como la infanta Cristina suelen viajar a Abu Dabi con asiduidad. Es más incluso podrían haber ido hasta en cinco ocasiones y en las últimas lo han hecho juntas, como a finales de marzo. Especialmente polémico fue su viaje febrero, cuando El Confidencial publicó en exclusiva que las hermanas del rey Felipe VI habían aprovechado su paso por el país para ponerse la vacuna del coronavirus.

Artículo relacionado

Ante el revuelo generado, las infantas Elena y Cristina decidían emitir un comunicado en el que confirmaban que durante su viaje a Abu Dabi se habían vacunado: "Tanto mi hermana como yo hemos acudido a visitar a nuestro padre y, con el objeto de tener un pasaporte sanitario que nos permitiera hacerlo regularmente, se nos ofreció la posibilidad de vacunarnos, a lo que accedimos. De no ser por esta circunstancia habríamos accedido al turno de vacunacion en España, cuando nos hubiera correspondido”. Un “pasaporte sanitario” que les ha permitido volver a entrar en el país sin problemas.