En 'Gran Hermano' las conversaciones más íntimas y profundas salen en los momentos más inesperados. Como pelando patatas, por ejemplo. Alrededor de una mesa y preparando la comida del día en el búnker, Mila Ximénez ha abierto a sus compañeros las puertas de su corazón, un territorio que la colaboradora suele proteger con mucho celo, y se ha sincerado sobre el hombre al que considera "el gran amor" de su vida.

Artículo relacionado

La periodista ha respondido sin cortapisas a Alba Carrillo cuando esta le ha preguntado: "¿Cuál ha sido el amor de tu vida? Sin dar nombres". Y Mila le ha respondido: "El último que amé. No he vuelto a estar con nadie. No he podido".

El cariño brota de las palabras de Mila cuando describe sus sentimientos por esta persona a Gianmarco, Alba, Antonio David y Noemí: "Me encantaba todo lo que me contaba. Era psiquiatra y era una persona súper interesante. Nunca supe si estábamos o no estábamos porque aparecía, desparecía...".

El momento más difícil de la conversación llega cuando Mila revela a sus compañeros que su gran amor falleció "de un infarto en un restaurante, a 400 metros de mi casa". Si la noticia no fuera terrible de por sí, Mila confiesa que se enteró por Kiko Hernández: "Me dijo: 'He recibido un mensaje de una chica que me dice que te diga que esta persona ha fallecido'. Mila comparte la incredulidad que sintió en aquél momento: "Pensé 'no puede ser'. Hablé con esta chica y me lo confirmó".

La colaboradora se refiere a un empresario con quien mantuvo una relación de muchos años a caballo entre Madrid y Tánger, donde él tenía varios negocios y que falleció en febrero de 2018.

Quizá el único consuelo que le queda a Mila son las palabras que, según cuenta, le transmitió la hija de su amado: "Me dijo 'Gracias Mila por lo feliz que hiciste a papá en el tiempo que estuvo contigo, has sido el amor de su vida".

Nuestra compañera en Lecturas reconoce estar completamente cerrada al amor. "¿Piensas enamorarte?", le pregunta Alba. Y ella es rotunda: "No". Y le dice a la modelo: "Si tú estás escarmentada con la edad que tienes, imáginate yo. A mí ya no me compensa. Tienes hijos, nietos, los afectos los repartimos y nos sentimos ya llenas". Y, con su irónico sentido del humor, remata: "Yo soy mal casá y mal rejuntá".

Mila lo tiene claro: "El tiempo que tengo se lo dedico a mi gente, sobre todo a mis niños. Yo quiero hacer viajes con mis amigas y vivir sola. Quiero tranquilidad"