Con permiso de Rocío Flores que ya ha despuntado como personaje con su inminente fichaje por 'Supervivientes 2020', la otra gran protagonista colateral de esta edición de GH VIP ha sido la madre de Adara, Helena. Poco o nada se sabe de esta madrileña de 46 años correcta, elegante y atractiva, que ha hecho las delicias de una gran cantidad de la audiencia defendiendo o, mejor dicho, mostrando cual es su 'obligado' papel dentro de la complicada historia de su hija.

Aunque prefiere mantenerse al margen de todo lo que tenga que ver con la televisión, el abandono de Hugo Sierra como defensor de Adara después del acercamiento de esta con Gianmarco la obligó a colocarse en la primera línea mediática. Helena tomó las riendas como defensora de su hija, eso sí, porque no tuvo más remedio y no quería dejarla sola, así lo dejó ver en un enfrentamiento público con el padre de su nieto. Muchos dicen que la aparición de su madre ha beneficiado y mucho a su hija en el concurso, cierto o no,lo que es una realidad es que en seguida, Helena ha congeniado con el público al ser sincera y mostrar cuál es su papel como madre.

Artículo relacionado

Adara y Helena

Tal ha sido su exposición que se ha visto involucrada en una serie de informaciones sobre su vida personal en la que se habla de la mala relación que existe con su ex marido y padre de Adara. Helena ha preferido mantenerse al margen de dicho conflicto y ha repetido en reiteradas ocasiones que esta situación (la vida televisada) la ha elegido su hija no ella. "Yo intento no entrar en guerras, porque en las guerras todo el mundo pierde, pero el padre de mi hija tiene una forma de pensar muy diferente a la mía", reconocía hace unos días.

Sea como fuere, con el final de GH VIP 7, Helena tendrá la oportunidad de volver a su vida normal, quien sabe si con el paso del tiempo podremos volver a verla en la pequeña pantalla.