Con todo lo que ha pasado dentro de la casa de GH VIP, ¿cómo es posible que no se imaginen el revuelto que se está generando fuera? La salida de Gianmarco ha dejado a Adara muy afectada y, a la vez, también algo descolocada. Tan pronto asegura que echa mucho de menos al italiano como parece que no quiera darle demasiada importancia. Si es que, al final, lo que ocurre en Guadalix es siempre un misterio. Aunque, con todo, no parece que la concursante esté muy preocupada por la reacción de su todavía pareja, Hugo, a su acercamiento con el exconcursante…

Artículo relacionado

Adara vive una auténtica montaña rusa de emociones. La concursante no solo se muestra natural con todos sus compañeros, sin importarle las rencillas del pasado o los conflictos que vendrán en el futuro, sino que, además, ha vivido una historia de ¿amor? Que ha terminado antes de lo esperado. La expulsión de Gianmarco ha puesto en alerta a la ex ‘gran hermana’, que ya piensa que su paso por la casa puede estar cerca de terminar.

Lo que no imagina, o al menos intenta no imaginar, es la reacción que ha causado en el exterior su acercamiento a Gianmarco. Sin duda, la carpeta de la casa que más ha revolucionado el panorama dentro y fuera. Hugo, pareja de la concursante y padre de su hijo, tiene muy claro que ya no quiere saber nada de ella tras lo escuchado pero Adara no se sitúa en la misma frecuencia. Ajena a todo, sigue pensando que la rutina sigue como la debí.

En conversación con Joao, la concursante ha dejado claro que, para ella, no ha pasado nada. Adara está convencida que Hugo va y viene a Madrid para estar defendiéndola en las galas. “Están entre él y mi madre, aunque mi madre trabaja”, le aseguraba al vidente. En ningún momento considera que su declaración al italiano haya podido condicionar el papel de su pareja en plató. ¿O tratará de no darle demasiado importancia para poder continuar en el concurso? El reencuentro, desde luego, será explosivo.