La denuncia ha corrido como la pólvora por las redes sociales. El presentador Frank Blanco utilizaba su cuenta de twitter para informar de un grave hecho llevado a cabo en el centro educativo al que acude su hijo. Una circunstancia que podría llegar a ser constitutiva de delito, como bien apunta el conductor de Zapeando. La respuesta, tanto de personas anónimas como personajes conocidos, ha sido unánime...

Artículo relacionado

“Ahora que tanto se habla de la necesidad de que los espacios educativos sean íntegros y respeten la ley, quiero compartir con vosotros una mala experiencia personal y familiar vivida en el colegio Zola de Las Rozas, Madrid”. El presentador Frank Blanco tomaba la iniciativa en sus redes sociales para informar a la opinión pública de los hechos ocurridos en el centro donde acude su hijo. Al parecer, según su versión, estos habrían utilizado imágenes del menor sin consentimiento y con fines lucrativos.

Blanco asegura que ha informado a la Agencia de Protección de Datos, a la Fiscalía de Menores y a la Inspección de Educación de la Comunidad de Madrid “para que revisen un asunto que afecta a uno de mis hijos, así como, posiblemente, a decenas de menores más”. Se trata de un hecho gravísimo, tal y como indica el presentador. “He facilitado información y documentación sobre una posible vulneración de los derechos de mi hijo, por la utilización y cesión indebida e inconsentida de su imagen”.

Creo que es responsabilidad de todos proteger a nuestros menores”, apunta el presentador. “Exigir que no se vulnere ninguno de sus derechos”. Además, esto reviste especial gravedad al tratarse de un centro educativo, que “debe formar parte de la base de nuestra sociedad”.

El colegio, tras ponerse en contacto con LECTURAS, nos ha remitido su explicación a través de este comunicado: "Desmentimos rotundamente las informaciones publicadas por tales medios respecto a la difusión, por parte del centro educativo, de la imagen de un alumno con finalidad de lucro. La posible difusión externa de dicha imagen, hace dos cursos, supuestamente se realizó por un tercero sin el conocimiento ni el consentimiento del Colegio. En ningún caso se publicó en los canales del centro educativo. La empresa externa al Grupo Zola no estaba autorizada para la difusión ni la utilización de las imágenes, según contempla la Ley de Protección de Datos. "