El caso Wanninkhof cambió la vida a Toñi Moreno. Fue uno de los temas más trascendentales y mediáticos que tuvo que cubrir como periodista. Tenía 26 años cuando asistió al juicio paralelo que padeció Dolores Vázquez durante la investigación del asesinato de Rocío Wanninkhof a manos de Alexander King. Ahora Toñi Moreno hace justicia en el documental 'La verdad sobre el caso Wanninkhof' y, durante su promoción, Lecturas ha hablado con la periodista de aspectos más personales como el cambio emocional y físico que ha experimentado desde que es madre de Lola, que en unos meses cumple dos añitos, y descubrimos la rutina de entrenamiento en la que ha confiado.

Artículo recomendado

Ana Rosa Quintana se marcha de manera repentina en directo y deja solo a Joaquín Prat

Ana Rosa Quintana se marcha de manera repentina en directo y deja solo a Joaquín Prat

A los 46 años, Toñi Moreno hacía realidad un sueño que llevaba persiguiendo desde hacía mucho tiempo. El 21 de enero de 2020 se convertía en madre de Lola, que llegaba para revolucionar su vida radicalmente. La presentadora desde el primer momento lo tenía claro: tenía que hacer todo lo que estuviera en su mano por la personita más importante del mundo, y eso suponía mantenerse en un equilibrio emocional y físico.

Un objetivo razonable, pero que no se antojaba sencillo. El embarazo había sometido a su cuerpo a cambios agotadores. Llegó el parto, las energías en reserva se recuperan hasta la máxima potencia al ver la carita a su hija, pero pasado el 'subidón', las consecuencias de todo lo acumulado cayeron pesadamente sobre sus hombros.

Artículo recomendado

Toñi Moreno eleva su clásico look de trabajo con un top lencero, ideal para mayores de 40 años

Toñi Moreno eleva su clásico look de trabajo con un top lencero, ideal para mayores de 40 años

"Cuando tuve la niña tuve muchísimos problemas de movilidad", nos cuenta, en exclusiva, en las páginas de Lecturas. "El parto me dejó reventada, tenía muchos dolores, en las lumbares... No podía ni coger a la niña en brazos", continúa Toñi, "y el médico me dijo: “La única solución que tiene esto es el deporte”.

No lo dudó ni un momento, sabía que tenía que estar al 100% para cuidar y criar a Lola. "Ya llevo un año haciendo deporte casi a diario. Ahora tengo una salud maravillosa. Pero no ha sido por estética, es un tema de salud", sostiene.

Además de adquirir rutinas saludables de alimentación, –"la batalla que tengo ahí es la de comer. Ahora estoy a régimen y mañana también", afirma con humor–, Toñi Moreno ha apostado por un entrenamiento de electroestimulación, también conocida como gimnasia pasiva, como otros rostros conocidos como Eva González o Virginia Troconis. "Os lo recomiendo sobre todo si tenéis alguna lesión y no podéis hacer según qué tipo de ejercicios", cuenta la presentadora desde su instagram, después de compartir una sesión de entrenamiento.