Con esta ya son 9 las veces que María José Campanario ha sido ingresada a consecuencia de la fibromialgia que padece. La última crisis tuvo lugar el pasado fin de semana, cuando la odontóloga no pudo resistir más el dolor y acabó acudiendo a las urgencias del centro hospitalario de Villamartín, en Cádiz. A su llegada le acompañaba su marido, Jesulín de Ubrique, que pidió una silla de ruedas para ella, pues apenas se podía mover por los dolores. El martes, que aún permanecía ingresada, tal y como contó José Antonio León para ‘Sálvame’, estuvo todo el día sola en el hospital.

Artículo relacionado

Según desgranó León, cuando la odontóloga llegó al centro, Jesús la conducía en una silla de ruedas y “tenía muy mal aspecto”. “Actualmente, está en penumbra y le cuesta hasta andar, según nos cuentan testigos que la han visto llegarse hasta el mostrador para pedir algo para mitigar el dolor que está sufriendo”.

En otras ocasiones, Jesús no se ha movido de su lado. Pero esta vez quizás sea diferente dada la proximidad de la fecha de su vuelta a los toros, el 24 de marzo, dentro de 18 días. El matador llevaría entrenándose para esta vuelta a los ruedos desde hace algunas semanas.