La llegada del mes de septiembre implica la vuelta a la realidad. Si bien Paloma Cuevas retomaba la rutina en Madrid hace apenas unas semanas tras un verano de lo más atípico en la finca que poseen en Jaén, parece que Enrique Ponce se resiste a volver a la rutina y exprime los últimos rayos de sol en Almería. Pero será por poco tiempo...

Tal y como ha adelantado el portal 'Jaleos', el torero estaría buscando un piso en el centro de Madrid para instalarse y así estar más cerca de sus dos hijas: Bianca y Paloma, a quienes echa enormemente de menos. Pero no lo hace solo, el torero vivirá junto a Ana Soria, quien habría trasladado su expediente a una universidad de la capital para seguir con sus estudios de Derecho, eso sí, a distancia. Al parecer, Enrique no se habría planteado, en ningún momento, ocupar ninguna de las residencias de la familia por todos los recuerdos que existen en ella, una decisión en la que la joven andaluza estaría totalmente de acuerdo.

Artículo relacionado

Enrique Ponce Ana Soria
Instagram

La firma del divorcio es un hecho aunque por el momento no hay fecha para hacerlo oficial. Quizás sea en ese momento cuando la empresaria lleve a cabo su deseo y 'escapar' de la presión mediática trasladándose a vivir fuera de España al menos durante un tiempo. Tal y como informa dicha publicación, esta decisión ronda en la cabeza de Paloma desde hace tiempo. La razón de la espera no sería otra que la situación sanitaria de medio mundo a consecuencia de la Covid-19 y, como no, separarse de su familia, a quiénes está especialmente unida y que se han convertido en su apoyo incondicional en estos momentos tan delicados para ella.

Sea como fuere, lo que es evidente es que las hijas del matrimonio, que residen en la casa de la calle Pintor Rosales junto a su madre, ya han iniciado las clases en Madrid por lo que terminarán 2020 en España.