Enrique Ponce y Ana Soria se sienten más libres que nunca para vivir su historia de amor intensamente y, sobre todo, sin obstáculos. La pareja está enfocada en exprimir el tiempo juntos, y eso supone algún cambio de plan. Desde que el torero y Paloma Cuevas confirmaron que se encontraban "en trámites de su separación de hecho", Ana Soria ha acaparado todas las miradas, como su nueva novia. Ahora, Enrique Ponce ha dejado la pelota sobre el tejado de su exmujer, marcando la hoja de ruta de un divorcio y de su nueva relación.

Artículo relacionado

Mientras gritan a los cuatro vientos su amor a través de románticas publicaciones en Instagram, y a la espera de una aparición pública como pareja oficial, Enrique Ponce y Ana Soria se encuentran organizando sus próximos pasos juntos. Este viernes, ha sido Antonio David Flores quien ha dado una pincelada sobre ellos, y apuntaba un giro de guión que, en el fondo, ha cogido a pocos desprevenidos.

Los planes de Ana de cara a Otoño habrían cambiado, tal como ha argumentado el tertuliano en 'Sálvame'. Si bien su intención era poner rumbo a Polonia para cursar su Erasmus, ahora parece que lo 'sacrificaría' por continuar al lado de Enrique. "Ana Soria haría el Erasmus en Polonia, pero va a posponerlo y se marcha con Enrique a México y Latinoamérica para acompañarle", ha explicado el padre de Rocío Flores.

Artículo relacionado

Si bien, Antonio David no ha dejado claro si lo cancela definitivamente, sí que cabe la posibilidad de que aplazaría su estancia en Polonia y se perdería el inicio del curso hasta su vuelta de México. De materializarse, se trataría de un gesto unívoco de que Ana Soria, sobre todo, apuesta por la relación que ha iniciado con el torero.

Asimismo, Antonio David ha confirmado que Enrique Ponce y Paloma Cuevas , después de una conversación que habrían mantenido la semana pasada, "ya han iniciado los trámites de divorcio". Y no solo eso, sino que también habrían puesto sobre la mesa "si dan un paso adelante y solicitan la nulidad matrimonial eclesiástica". De esta manera quedaría el camino despejado para cumplir el sueño de Ana y Enrique de casarse por la iglesia.