Pocas veces en mi ya larga carrera he sentido tanto abatimiento ante la actualidad”, dice en redes sociales David Cantero, presentador de Informativos Telecinco, cansadísimo de lo que le toca vivir, fuera y dentro del trabajo. La crisis provocada por la covid-19 le ha puesto contra las cuerdas y el desánimo empieza a pasarle factura. “Últimamente, en demasiadas ocasiones, me siento al borde del naufragio, siento como mi alma es arrastrada a las profundidades al contemplar el comportamiento de una parte significativa de esta sociedad demente y fallida que hace aguas, que naufraga sin remedio…”.

Artículo relacionado

Cantero hace un ejercicio de empatía y se pone en la piel de los espectadores, entendiendo el “hastío” que les debe de inundar cuando sintonizan los noticieros. Aún así, invita a que no cunda el desánimo: “vendrán tiempos mejores, siempre sucede”, y él de esto sabe un rato, pues lleva muchos años enfrentándose a las informaciones más brutales, catástrofes naturales, crisis económicas, dramas sociales… y, al final, de todo siempre se sale, da a entender.

Con lo que se muestra tremendamente decepcionado no es con la situación pandémica en sí, sino con el comportamiento que está demostrando el hombre. Son los gestos irresponsables los que le hacen enervarse. “Algo ha cambiado para peor en el ser humano, algo nos ha estallado sin remedio, algo irreparable que nos devalúa y nos envilece como especie, aún más... Hay días en que todo me parece realmente un sinsentido... Imagino que muchísima gente también se siente as”, reflexiona.

Artículo relacionado

“Lo sé, no se debe generalizar, cabe esperar que la inmensa mayoría silenciosa consiga acallar todo ese griterío... No nos falta la libertad de expresión, lo que realmente escasea es el sentido común y la educación y la cultura y la sensatez y la decencia y la sensibilidad y el respeto y la responsabilidad y la dignidad y la humildad y la coherencia... 💫🤦🏻‍♂️💥No sé a dónde va el mundo al que trajimos a nuestros hijos, y eso da mucho miedo…”, termina diciendo en su reflexión más brutal.