A lo largo de los dos últimos meses, Claudia Osborne ha estado volcada por completo en su recuperación y el cuidado de su hija Micaela. Ha sido ahora, cuando la hija de Bertín Osborne se ha sincerado con sus seguidores de Instagram y ha respondido a todas sus dudas. La joven recuerda el parto como algo "maravilloso" y lo define como "el mejor momento de mi vida". La realidad empezaba después...

Artículo recomendado

Claudia Osborne publica una emotiva carta a su madre, Sandra Domecq, fallecida hace 18 años

Claudia Osborne publica una emotiva carta a su madre, Sandra Domecq, fallecida hace 18 años

Claudia admite que los primeros días fueron bastante complicados: "No dormía, me agobiaba por no saber qué le pasaba a la niña. Me sentía muy torpe", cuenta. Aunque no ha sufrido depresión postparto propiamente dicha, sí admite haber tenido un bajón anímico que se fue pasando con el paso de los días. Con respecto a la forma en que ha decidido alimentar a Micaela, aunque en un principio fue pecho, un mes después se quedó sin leche lo que la obligó a romper por completo con la leche maternal: "Me costó mucho pero me quedo con que lo he disfrutado mucho".

Al margen de lo que se pueda pensar, Claudia asegura que la relación con su marido se ha hecho aún más fuerte desde la llegada de Micaela: "Ha sido mi mano derecha y la izquierda. No sé qué habría hecho sin él. Creo que nunca le he querido tanto como desde que somos padres. Es la persona que más necesito y en la que más confío".

Claudia Osborne

Claudia Osborne se sincera con sus seguidores

Instagram @clo_osborne

En estos momentos, se encuentra volcada en su recuperación física. Claudia engordó 17 kg durante el embarazo y aunque ha perdido buena parte de ellos, ya se ha puesto manos a la obra para volver a su figura. "Es alucinante como la maternidad te pone a prueba constantemente", era la conclusión que la hija pequeña de Bertín Osborne ha hecho de estas primeras semanas como mamá, la que sin duda es la mejor etapa de su vida.