Victoria Federica y Jorge Bárcenas lo han vuelto a hacer. Sí, la hija de la infanta Elena y el Dj han vuelto a tropezar con la misma piedra y se han saltado las normas establecidas en la Comunidad de Madrid a consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19. Tras su brutal enfrentamiento con la prensa, en el que la joven se ha llegado a encarar con un reportero, vuelven una vez más a ser el centro de TODAS las polémicas.

Artículo relacionado

Victoria Federica y su novio, Jorge Bárcenas, han apurado al máximo el tiempo del toque de queda. Se les ha visto salir de un bar en el céntrico barrio de Huertas a las 12 de la noche, hora en la que ya tendrían que estar en sus respectivos domicilios.

Esta vez, ni Victoria Federica ni Jorge Bárcenas han tenido el impulso de desafiar a los medios de comunicación. Han optado por una actitud más prudente y por sus bocas no ha salido ni una palabra.

victoria federica y jorge bárcenas

Victoria Federica y Jorge Bárcenas vuelven a saltarse el toque de queda en Madrid.

Gtres

Pero no solamente se han enfrentado a los periodistas... ¡A la policía también! La nieta de don Juan Carlos no cumple con las recomendaciones y las medidas que se han adoptado para combatir al virus. Tanto, que la Policía tuvo que intervenir en un local, el pasado mes de noviembre, pasadas las 00:00 horas ya que la fiesta a la que habían acudido no había finalizado. Un comportamiento inapropiado conforme a la situación tan crítica que está azotando medio mundo.

Artículo relacionado

Por no hablar de la mascarilla. La sobrina de Felipe VI fue protagonista, también, de un 'sarao' sin ninguna medida de seguridad. Una escena muy criticada después de haberse saltado el confinamiento en pleno estado de alarma el pasado mes de marzo.

A pesar de todo, la hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar ha decidido no manifestar respecto a las polémicas de corrupción que salpican a la Familia Real y sobre el posible uso de las tarjetas black. Y, tampoco, ha querido romper su silencio tras el viaje de su madre a Emiratos Árabes para reunirse con su abuelo, el rey emérito.