De nuevo, el rey de Tailandia Rama X se ha convertido en el centro de una seria polémica en Alemania. Tras su criticada manera de actuar durante el confinamiento, Acompañado de veinte concubinas en el Grand Hotel Sonnenbichl, situado en la estación de esquí alemana de Garmisch, el mandatario mostró una actitud de lo más machista e indignante, no solo para los ciudadanos tailandeses, sino también para los alemanes.

Artículo relacionado

Ahora, un grupo de diferentes activistas alemanes y tailandeses quieren expulsar a Maha Vajiralongkorn de Baviera, por lo que se han organizado para realizar varias protestas delante del alojamiento que aún ocupa el monarca. Este mismo miércoles, la agrupación PixelHelper estacionó un gran contenedor marítimo frente a la carretera de acceso del hotel en el que mostraba una imagen manipulada del soberano realizando un vulgar gesto.

Con este "regalo para el rey" conseguían limitar el acceso al alojamiento en el que Rama X, sus concubinas y el resto del séquito permanecen instalados. A pesar de que la policía intervino para disolver la protesta y retirar el contenedor, al día siguiente la polñemica estaba servida de nuevo: los activistas vertieron pintura roja sobre los escalones del Rin en Düsseldorf con un claro mensaje. "En memoria de las víctimas del rey asesino tailandés", publicado por la organización en Instagram. Los activistas "enterraron" simbólicamente al monarca con un ataúd negro.

Los ciudadanos piden que el rey tailandés se marche de Alemania y vuelva a su país. "Queremos privarlo del placer de permanecer aquí y dejarle claro que no es bienvenido", indican desde la propia asociación. Una petición reforzada por la activista exiliada Junya Yimprasert, quien propone la abolición de la monarquía en Tailandia, ya que considera que es un impedimento para que el país asiático "pueda progresar". La tailandesa también exige que el rey sea llevado ante la justicia. Se dice que es responsable de la muerte y desaparición de innumerables personas.