Fue el pasado 18 de agosto cuando vimos a la reina Letizia por última vez, fue durante el viaje a Ibiza junto a don Felipe en medio de sus 'vacaciones' en Palma de Mallorca. En aquel entonces, sorprendió con un diseño ibicenco de color blanco que fascinó a todos, nada que ver con el estilismo con el que se ha 'estrenado' en la vuelta al cole.

Artículo relacionado

La mujer de Felipe VI ha recuperado su agenda institucional este miércoles en Madrid con una reunión con la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER). El objetivo de este encuentro no es otro que conocer cómo ha impactado la crisis sanitaria actual en las familias en las que hay miembros con este tipo de dolencias.

Para la ocasión, ha 'defraudado' con un estilismo propio del otoño. Aunque bien es cierto que los grados han bajado en la capital quizás ha sido demasiado optar por un look tan oscuro compuesto por una chaqueta en tonos azules con cremallera que combinaba con los pantalones culotte de Hugo Boss con grandes botones laterales que estrenó en la Misa de Pascua de 2018. La Reina ha seguido con su estilismo de cuarentena y además de la mascarilla obligatoria se olvidaba de los tacones en favor de los mocasines, también azules, de Uterqüe.

Letizia

Artículo relacionado

Dejando al margen su 'mala' elección estilística lo que ha sorprendido en demasía ha sido la imagen que ha lucido. Doña Letizia, a solo unos días de cumplir 48 años, ha decidido decir adiós al tinte y apostar por la naturalidad de las canas. Parece que está cómoda en esta nueva versión y no piensa volver atrás.

La imagen captada a su llegada al centro FEDER no deja lugar a dudas. La melena castaña de la Reina luce un llamativo mechón blanco que ha llegado para quedarse. Quien sabe si dada su influencia en temas de belleza y moda no lo convierte en tendencia.

Reina Letizia