Don Felipe y doña Letizia han viajado este lunes 14 de junio hasta Sevilla para asistir a la entrega de la primera Medalla de Honor de Andalucía al monarca. Sin embargo, este no es el único gran evento que se va a celebrar en la capital hispalense hoy que va a contar con la presencia del Rey.

Artículo relacionado

A las 21:00 horas, el balón echará a correr en el estadio de La Cartuja, una de las sedes de la Eurocopa 2021, y don Felipe no quiere perdérselo. El monarca va a acudir a presencial el estreno de la Selección Española de Fútbol en el campeonato, algo que, por el momento, no está previsto que haga doña Letizia.

Aunque antes era más que frecuente verla animando a la selección desde el palco presidencial, ataviada con bufandas y banderas como una aficionada más e incluso compartiendo cervezas con su marido, en los últimos tiempos la madre de Leonor y Sofía parece no estar demasiado cómoda en este tipo de actos, a los que ya no suele acudir.

Letizia Felipe

Los reyes Felipe y Letizia junto a Máxima y Guillermo de Holanda en la final del Mundial de Sudáfrica en el año 2010

GTRES

Atrás quedan incluso sus viajes para disfrutar de la Selección. Es más, en el 2010 los Reyes partieron hasta Sudáfrica para ver la final. Sentada en el palco junto a Máxima de Holanda y con bufanda de los colores de la bandera, la monarca llegó a reconocer que no había podido contener los nervios y, posteriormente, incluso bajó al vestuario para dar la enhorabuena a todos los jugadores.

Sin embargo, desde su aparición en la semifinal de la Eurocopa de 2012, la mujer de Felipe VI tan solo ha pisado el campo en un par de ocasiones. La más sonada, cuando en el año 2019 entregó el trofeo de ganador de la Copa de la Reina al Fútbol Club Barcelona. Entonces, doña Letizia demostró que la naturalidad que solía demostrar delante de las cámaras disfrutando del fútbol había desaparecido.

Artículo relacionado

Su actitud, además, choca frontalmente con la de Máxima y Guillermo de Holanda. Los reyes de los Países Bajos se presentaron ayer en el palco de honor del Amsterdam Arena ataviados con sendas bufandas para disfrutar de su equipo, que terminó ganando 3-2 a Ucrania. Como dos forofos más, la pareja no pudo evitar los nervios y gestos espontáneos. Unos gestos que, sin embargo, parece más que improbable que la reina Letizia repita esta noche.