La reina Letizia está viviendo un otoño que difícilmente podrá olvidar. La mujer de Felipe VI ha ido sumando acontecimientos importantes en su agenda y apenas ha tenido un día de respiro entre reuniones de trabajo, actos institucionales y constantes viajes, algunos de ellos de muchísimos kilómetros.

Artículo relacionado

De ahí que la Casa Real haya dado un respiro (necesario) a la monarca, que esta semana tendrá un pequeño descanso para coger un poco de aliento para lo que se avecina. Doña Letizia no reaparecerá hasta el próximo miércoles día 30 cuando acuda a la entrega de la tercera edición del 'International Friendship Award'.

Desde el Día de la Hispanidad y en las semanas previas de inicio de curso la consorte ha tenido muchísimas apariciones y todo ello sin quitar el ojo a los Premios Princesa de Asturias marcados este año por el gran debut de su primogénita Leonor como princesa y su primer discurso oficial. Casi sin reponerse, doña Letizia y don Felipe hicieron las maletas para emprender un intenso periplo asiático que los ha llevado a Japón, donde acudieron a la entronización de Naruhito, y luego a Corea.

A su vuelta, doña Letizia ha optado por ordenar ideas y quedarse en casa ante unas semanas muy importantes de elecciones en España. Justo después el matrimonio real español emprenderá un nuevo viaje oficial, en esta ocasión a Cuba, otra cita histórica ya que será la primera vez que un monarca español viaje a este país, donde visitarán La Habana y Santiago de Cuba.

Pero antes la reina tiene otro día muy importante que organizar: el cumpleaños de su hija Leonor. La princesa celebra este jueves su 14 cumpleaños, con lo que a su madre le vendrán de perlas estos días de asueto para organizarle en palacio una velada inolvidable.