Los últimos acontecimientos familiares han golpeado, una vez más, a los hijos de la infanta Cristina. Miguel Urdangarin, el hijo más discreto del exduque y de la infanta, ha visto cómo su familia se iba desmoronando poco a poco. Después del paso por la cárcel de Iñaki Urdangarin, el autoexilio de su abuelo Juan Carlos a Abu Dabi, llegó la ruptura matrimonial de sus padres al hacerse pública, mediante una exclusiva en Lecturas, la relación que el exduque de Palma mantenía con la abogada Ainhoa Armentia.

Artículo recomendado

Miguel Urdangarin, el hijo más desconocido de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

Miguel Urdangarin, el hijo más desconocido de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

El tercero de los hijos de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, Miguel –llamado así en honor al único hermano varón de su padre–, ha sido un joven muy discreto, del que apenas hemos sabido nada de su vida privada. Hoy, 30 de abril, Miguel Urdangarin de Borbón cumple 20 años y lo hace lejos de su familia. Miguel vive en Londres donde estudia Ciencias del Mar, pero hasta que se desplazó a la capital británica, estuvo vivendo en Ginebra, con su madre y hermana, en una época en que la familia Urdangarin-Borbón optó por mantener un perfil bajo. Con su familia, Miguel también vivió en Washington y en Barcelona, la ciudad en la que nació.

La última vez que hemos podido ver a Miguel Urdangarin fue durante estas pasadas vacaciones de Pascua, cuando Miguel viajó a Vitoria para estar con su padre y, posteriormente, en el viaje que hizo con su madre y sus hermanos para visitar a su abuelo en Abu Dabi. Antes, lo vimos en Ginebra, en casa de su madre, para estar en una reunión familiar. En la ruptura de Iñaki y Cristina, tanto Miguel como sus hermanos Juan, Pablo e Irene, han entendido perfectamente la situación familiar y, aunque dolorosa, han terminando aceptando esta nueva etapa en las vidas de sus padres.

De Miguel Urdangarin sabemos que es un muchacho estudioso, amante del mar y de los deportes. Navega a vela, practica el surf y el esquí, tanto de nieve como acuático. Es guapo, como lo son todos los hermanos, y dicen de él que tiene un especial talento para la música. Seguidor del Barça, le gusta el fútbol, aunque también el balonmano, club en el que militó su padre y en el que ahora juega su hermano Pablo.