Si hay algo que le preocupa a la duquesa de Sussex es su hijo Archie. El pequeño fue una de las grandes razones por la que sus padres decidieron tomar la decisión de llevar a cabo el ‘Megxit’. Harry y Meghan quieren que el bisnieto de Isabel II crezca lejos del protocolo real y que lleve una vida lo más privada y normal posible. Pero pese a que ya no pertenecen a la corona británica, a Meghan hay algo que le sigue preocupando muchísimo sobre la infancia de su pequeño. Su gran temor es que como ella es una persona famosa incluso estando alejada de los Windsor, Archie no pueda relacionarse con los demás niños como uno más.

Artículo relacionado

Desde el ‘Daily Mail’ aseguran que una de las cuestiones que más ha preocupado a Meghan durante el confinamiento ha sido que su hijo de un año no haya podido relacionarse con otros niños. Una preocupación que ahora va más allá porque la duquesa de Sussex quiere llevar algo a cabo que no sabe si será capaz de hacer debido a su fama. La mujer de Harry de Inglaterra estaría encantada de apuntarse a clases de lo que en Estados Unidos se conoce como ‘Mummy and me’. Es decir, clases donde las madres hacen diferentes actividades junto a sus pequeños y se relacionan con otros niños y mamás. Pero esto es algo que a Meghan le genera mucha incertidumbre porque piensa que como es una mujer conocida, el resto de madres y niños no van a tratarla con la misma naturalidad y por consiguiente, a Archie tampoco.

Meghan, Archie y Harry

Según una amiga de la familia, Meghan ha dicho que “Archie necesita aprender habilidades emocionales y sociales al estar cerca de otros niños pequeños, algo que no puede hacer con los adultos”. Pero al mismo tiempo "ella ha comentado que es demasiado conocida para hacer cosas normales”. El entorno más cercano de la duquesa de Sussex está animándola para que se le quite el miedo y haga este tipo de actividades, ya que consideran que tanto a ella como a su pequeño les van a venir genial en esta nueva etapa.