Todavía no está claro si los pequeños George y Charlotte tendrán permiso para ir de puerta en puerta pidiendo caramelos, aunque al menos, ya están preparados para la ocasión. Como muchos ingleses más, los duques de Cambridge se preparan un año más para celebrar Halloween por todo lo alto el próximo 31 de octubre. O al menos, eso demuestra la última aparición de Kate Middleton.

En concreto, la duquesa de Cambridge ha acudido con sus dos hijos a una famosa de tienda de Cambridgeshire para que estos elijan el disfraz que llevarán durante este día festivo. Un gesto que ha sorprendido a los presentes, quienes, eso sí, han tenido que soportar al enorme guardaespaldas que se ha encargado de velar por la intimidad de los tres miembros de la familia real.

Kate Middleton George Charlotte

Por ello, los disfraces elegidos por George y Charlotte han quedado en la más absoluta intimidad. Lo que está claro es que la duquesa no se ha arruinado comprándolos, ya que en la cadena de disfraces a la que ha acudido, estos cuestan una media de 9 libras, es decir, casi 10 euros al cambio. Todo una ganga que no han querido desaprovechar.

Junto con los disfraces, Kate también se ha hecho con decoración para que el palacio de Kensington luzca sus mejores galas en un día que, seguro, los niños disfrutarán por todo lo alto. Esperemos, eso sí, que sus fotografías no sirvan solo para llenar el álbum familiar.

Artículo relacionado

Esta semana, además, es de los más especial en Reino Unido, ya que los niños tienen siete días de vacaciones. Por ello, los duques de Cambridge están aprovechando al máximo para pasar el mayor tiempo posible con ellos después del viaje oficial a Pakistán.