Como uno de los miembros más activos de la casa real británica, Kate Middleton está constantemente expuesta a los medios de comunicación. La duquesa de Cambridge suele acudir a varios actos a la semana en los que siempre cuida al máximo su imagen. La mujer del príncipe Guillermo no deja nada al azar y no duda en gastar grandes cantidades de dinero no solo en sus estilismos, sino también en los tratamientos de belleza para conseguir mostrar su mejor versión. En concreto, según los datos publicado por la revista ‘Hello!’, se podría gastar casi 65.000 euros en tratamientos de belleza y bienestar.

Artículo recomendado

Isa Pantoja abre las puertas de su curioso salón con guiño especial a Isabel Pantoja

Isa Pantoja abre las puertas de su curioso salón con guiño especial a Isabel Pantoja

Muy amante del deporte, Kate Middleton se ha gastado grandes cantidades de dinero en aparatos para hacer deporte. Entre las múltiples disciplinas que practica, la duquesa de Cambridge tiene una maquina propia para practicar remo, según publicó ‘Harper’s Bazaar’, que podría estar valorada en más de 3.000 euros.

Kate Middleton
Gtres

Este amor por el deporte también se traduce en el gimnasio que tienen los duques de Cambridge en el palacio de Kensington; las clases de tenis de Kate en Hurlingham Club, que podrían alcanzar los más de 3.000 euros, o las sesiones de entrenamiento personal que también podrían superar esta cifra

Con respecto los productos de belleza, Kate se podría gastar hasta 200 euros en su favorito para la cara y someterse a varios tratamientos tanto para el resto como para el pelo, que podrían sumar más de 10.000 euros al año.

Artículo recomendado

Miguel Frigenti rompe su amistad con Cristina Porta y Luca Onestini tras 'Secret Story': "No quiero amigos así"

Miguel Frigenti rompe su amistad con Cristina Porta y Luca Onestini tras 'Secret Story': "No quiero amigos así"

Aunque sin dudas, en lo que más gasta la duquesa de Cambridge es en una buena alimentación. Al igual que la reina Letizia, Kate se preocupa al máximo de lo que come toda la familia e intenta incluso cultivar su propia verdura. Una factura de alimentación que podría superar los 40.000 euros anuales, según la revista ‘Vogue Australia’. En total, más de 65.000 euros para estar perfecta en cada una de sus apariciones públicas.