No cabe duda de que las niñeras de los mini royals cobran un importante papel en sus vidas. Desde los hijos de los duques de Cambridge hasta las princesas Amalia, Alexia y Ariane de Holanda, la prole de Federico y Mary de Dinamarca, o los pequeños Jacques y Gabriella de Mónaco.

Artículo relacionado

También en la Casa Real sueca dan mucha importancia a esta labor. En concreto, los príncipes herederos Victoria y Daniel, quienes acaban de contratar a una nueva nanny para que cuide de los príncipes Estelle y Oscar.

La nueva cuidadora, que ayudará en las tareas a la que ya tienen contratada, combinará la de hacerse cargo de los dos niños y enseñarles inglés, ya que ninguna de las dos niñeras son nacidas en Suecia. Para su contratación, desde la Casa Real sueca se ha llevado un exhaustivo proceso de selección, ya que de ellas depende gran parte de la educación de la futura reina de Suecia.

Casa Real de Suecia
Gtres

Además de tener pasión por los niños, se les exige lealtad a la familia y, por su puesto, la discreción, que se traduce en dos condiciones: la primera es que nunca hablen de su trabajo, de los príncipes o de su vida en la corte a personas ajenas a esta. La segunda, que no publiquen nada en redes sociales, que además tienen prohibido utilizar.

Las cuidadoras también deben adaptarse al cien por cien a los horarios de Palacio, con total disponibilidad los siete días de la semana, además de estar dispuestas a viajar cuando sea necesario. En contrapartida, cada niñera obtiene un sueldo de 576 euros a la semana, lo que se traduce en algo más de 2300 euros al mes. Se incluyen también los gastos de alojamiento y comida, ya que se instalan con la familia en el castillo de Haga para estar cerca de los niños.