Que Isabel II es una de las mujeres más poderosas de Reino Unido es un hecho. Ostentar el título de reina de Inglaterra hace que tenga una fortuna incalculable. La tiene a nivel económico y también a nivel de otro tipo de pertenencias como propiedades inmobiliarias, vehículos de lujo, objetos exclusivos e incluso algunos de lo más extraños. A sus 94 años y sus casi siete décadas al frente de la corona británica, le ha dado tiempo de crearse un gran imperio. Algunos de esos objetos que conforman su gran fortuna son cuanto menos curiosos y son un fiel reflejo de la personalidad de la monarca, tan peculiar y destacada. A continuación vamos a analizar algunas de esas cosas que van más allá de las casas oficiales de la familia real británica, de todas las prendas que conforman su armario, de su extensa colección de bolsos o de la cantidad de joyas exclusivas que hay en sus joyeros.

Artículo relacionado

Entre las propiedades más llamativas de Isabel II están las obras de arte. La conocida ‘Royal Collection’ pertenece a la soberana británica y su valor asciende a ocho millones y medio de euros. Compuesta por cerca de doscientas mil obras de arte de artistas de lo más reconocidos, es uno de los tesoros de los que más orgullosa está la reina de Inglaterra. Si hay otra colección que destaca entre las pertenencias de la abuela de los príncipes Guillermo y Harry de Inglaterra es la de los Huevos Fabergé. Se trata de unos objetos que comenzaron a coleccionar sus antepasados y ella continúa con la tradición. En la actualidad tiene alrededor de seiscientos que tienen en total un valor en torno a los ciento setenta millones de euros.

Isabel II

Isabel II posee propiedades de lo más curiosas que le convierten en una de las mujeres más poderosas.

Gtres

En cuanto a lo inmobiliario se refiere, Isabel II no solo cuenta con seis edificios reales entre los que están Buckingham Palace o el castillo de Windsor entre sus propiedades. Hay otras de las que es dueña que llaman mucho la atención. Entre ellas se encuentran tres centros comerciales. Este filón inmobiliario en el que la reina de Inglaterra no duda en invertir desde hace unos años, está valorado en casi dos mil millones de euros. Además el hecho de ostentar el título de monarca británica la convierte en dueña de la torre de Londres, una de las edificaciones más emblemáticas de la ciudad.

Otra de las propiedades más curiosas que posee Isabel II son las minas de oro de Escocia, de las que tiene todos los derechos. También cuenta con su propio equipo de caballos de carreras, un deporte al que es muy aficionada. En la fortuna de Isabel II hay incluso animales. Los cisnes del río Támesis y dos jaguares negros son suyos. Y por si esto fuera poco, también es dueña del fondo marino británico. En definitiva, que en la fortuna de Isabel II hay cosas de lo más curiosas y extravagantes que hacen que sea una de las mujeres más poderosas del mundo y que posea cosas que muy poca gente tiene en su haber.