Este jueves 2 de abril es el segundo día de la nueva vida de Harry y Meghan y en medio de la pandemia han movido ficha. Tras despedirse públicamente de sus obligaciones reales donde aprovecharon para dar las gracias además de enviar sus mejores deseos en estos tiempos de confinamiento, el matrimonio ha cerrado su oficina poniendo punto y final a cualquier tipo de conexión con la familia real británica.

Artículo relacionado

La pareja y su hijo Archie, que está a unas semanas de celebrar su primer cumpleaños, se encuentran actualmente instalados en Los Ángeles (California), después de pasar unos meses en Canadá. El motivo no es otro que estar cerca de Doria Ragland, madre de Meghan.

Harry y Meghan

Los duques de Sussex tienen muchos planes a la vista. Por el momento, ha trascendido que lanzarán conjuntamente una nueva organización benéfica a través de la cual seguirán luchando en favor del medioambiente, la libertad de las mujeres... como venían haciendo hasta ahora. También se espera con gran expectación el estreno del documental Elefante de Disneynature, una cinta que estará disponible a partir de este viernes, 3 de abril, y que suponeel regreso de Meghan a la gran pantalla, aunque sea a modo de doblaje. Y quizás un paso más para recuperar su gran pasión, la interpretación.

Lo que es una realidad es que desde ya, Harry y Meghan tienen que seguir adelante sin los ingresos de la familia real. No hay fecha prevista de regreso de los duques de Sussex a Londres. Aunque en un principio se preveía que asistieran a la boda de Beatriz de York, sin embargo, la situación sanitaria será la 'excusa perfecta' para faltar a esta cita familiar tan relevante. Sea como fuere, el matrimonio dejó claro que ellos viajarían con asiduidad y desde su libertad hasta el país británico, verdad o no, solo el tiempo lo dirá.