Eugenia de York se encuentra en el momento más dulce de su vida. La hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson está embarazada de su primer hijo con Jack Brooksbank: "Estamos muy emocionado por el comienzo de 2021", escribían ilusionados en Instagram.

La nieta de Isabel II tiene los sentimientos a flor de piel y ha recordado una de las experiencias que más le han marcado la vida: cuando tenía solamente 12 años le diagnosticaron escoliosis y se tuvo que someter a una operación en el Real Hospital Ortopédico Nacional: "Me dijeron que necesitaba una cirugía correctiva. Fue una perspectiva aterradora para una niña tan joven. Todavía puedo recordar vívidamente lo nerviosa que me sentí en los días anteriores a la operación", relataba a través de las redes sociales. Aunque no ha sido hasta este preciso momento cuando ha hablado de verdad sobre la intervención. Para ella, es 'desalentador' que los niños se enfrenten a este tipo de cosas.

Artículo relacionado

"Sé por mi propia experiencia que es muy desalentador que un niño se enfrente a esta cirugía tan complicada en el hospital", ha confesado.

También, en plena operación, a la prima del príncipe Harry y de Guillermo le introdujeron dos varillas de titanio a cada lado de la columna. E, incluso, varios tornillos de cuatro centímetros en la zona superior de su cuello. Fue, sin duda alguna, una operación bastante complicada.

Eugenia de York es muy activa en redes sociales y está plenamente concienciada sobre este tema. De hecho, ella misma ha sido la que ha motivado a otros pacientes a mostrar, sin ningún tipo de vergüenza, sus cicatrices, al igual que ella hizo el día de su boda con Jack: "Solo quería compartir mi cicatriz y animar a cualquiera que haya pasado por algo similar a compartir la suya conmigo. ¡Estemos orgullosos de nuestras cicatrices!".